PUBLICIDAD

Conmemorando el natalicio del general Timoteo Ogando Encarnación.

Conmemorando el natalicio del general Timoteo Ogando Encarnación.
Comparte

Conmemorando el natalicio del general Timoteo Ogando Encarnación.

Timoteo Ogando Encarnación. Independentista y General de la Guerra de la Restauración dominicana.

Nació en Pedro Corto, una sección de San Juan de la Maguana, el 31 de julio de 1818.
Sus padres fueron Juan Ogando Montero y María Catalina Encarnación (May Talina), quienes procrearon 14 hijos, 12 varones y 2 hembras, todos relacionados con la guerra de Independencia, en la que murieron seis de ellos, y más tarde, los seis restantes participaron en la Restauración.
Con apenas 23 años de edad, junto a su hermano Andrés de 21 años de edad, se enrolaron en las filas del general Francisco Moreno apoyando el pronunciamiento a favor del Grito de Capotillo.
El 22 de diciembre de 1855 participó en la batalla de Santomé, dirigida por el General José María Cabral.

Sus cualidades militares

Por sus cualidades militares y arrojo personal durante la semana que duró, fue ascendido a capitán del ejército independentista.
Reconocido como hombre de armas en su región, se unió en junio de 1861 al llamado que hizo Francisco del Rosario Sánchez junto a José María Cabral para que los dominicanos se unieran a la lucha contra la anexión a España, realizada en marzo de ese año por el presidente Pedro Santana.
Retirado el apoyo haitiano a la causa dominicana por las maniobras políticas de los españoles ante el presidente Fabré Geffrard, los patriotas al mando de Sánchez y Cabral habían traspasado la frontera por el valle de San Juan.
Decidido Sánchez a internarse en Haití, encargó a Ogando la evacuación de los heridos, mientras él y sus hombres protegían la retaguardia.
Sánchez fue emboscado por un grupo dirigido por el general Santiago de Óleo; al escuchar los disparos, Ogando ordenó que el convoy de heridos siguiera adelante y regresó de inmediato al lugar de los hechos.
Encontró herido a Sánchez y se brindó para llevarlo en la grupa de su caballo, pero éste prefirió morir junto a sus compañeros, quienes fueron apresados y fusilados el 4 de julio de 1861.

Ogando logró salvar la vida del febrerista Juan Pablo Pina, compadre de Duarte, y a otros combatientes, trasladándolos hacia Haití, debido a su habilidad como jinete junto a la condición de conocedor de los caminos de la comarca.
Cabral también logró salvar su vida refugiándose en este país.
Retirado en Haití, Ogando esperó el estallido de la Guerra Restauradora para incorporarse, de inmediato a la misma, haciendo toda la campaña del sur y alcanzando el grado de General.

LA BATALLA DE LA CANELA

Participó en la batalla de La Canela, última de la contienda hasta caer herido el 5 de diciembre de 1864.

Después de restaurada la República se alió a Cabral.
Fue el primero que se rebeló contra el régimen de los Seis Años de Buenaventura Báez, cuando apenas este tenía un mes en el poder.
Tanto Andrés como él portando el rango de generales, fueron factores preponderantes en esta guerra que culminó con la caída del dictador Báez.
Al lado de Cabral, participaron en las batallas de Yaque del Sur y Viajama, los cerros de Baní y San Cristóbal.
En Las Matas de Farfán con solo 30 hombres comandados por Cabral, derrotaron a Carlos Báez, hermano del Presidente que disponía de 700 hombres bien armados.
Depuesto Báez en 1874, apoyó el gobierno de Ignacio María González y formó parte de su comitiva cuando visitó el Cibao a mediados de ese año.
En agosto participó en el comienzo del movimiento revolucionario iniciado en Santiago con el asalto a la fortaleza de San Luis.
Tras el intento de González de apresar a Gregorio Luperón, los miembros del partido liberal (o azules), agrupados en la asociación patriótica Liga de la Paz y los de la sociedad Amantes de la Luz, acusaron al Presidente de haber violado la Constitución y de malversación de los fondos públicos.
Mientras esperaban que el Congreso conociera la denuncia, liberales y baecistas (rojos), deseando evitar una guerra civil, acordaron proponerle a González que retirarían la acusación a cambio de su renuncia, la que hizo efectiva en febrero de 1876.
Continuó siendo fiel a González, conspirando contra el gobierno de Fernando Arturo de Meriño, quien alcanzó la presidencia el 23 de julio de 1880.

PERSEGUIDO

Perseguido por las tropas del Gobierno, tuvo que abandonar su residencia durante varios meses.
Consiguió su mayor preeminencia política en los gobiernos de Ulises Heureaux. Asesinado este en 1899, brindó sus servicios al presidente Horacio Vásquez, quien lo envió a Montecristi a sofocar una revuelta en la Línea Noroeste.
Murió el 11 de junio de 1908 a la edad de noventa años, en Santo Domingo.
Bibliografía.
Agramonte, Carlos: El General Timoteo Ogando y la familia más heroica de las guerras independentistas dominicanas, Santo Domingo, Editorial Argos, 2005.
Álvarez-López, Luis: Dieciséis conclusiones fundamentales sobre la anexión y la guerra de la restauración (1861-1865), Santo Domingo, Editorial Argos, 2005.
Archambault, Pedro María: Historia de la Restauración, Editora de Santo Domingo, Amigo del Hogar, 1983.
 
Conmemorando el natalicio del general Timoteo Ogando Encarnación.

PUBLICIDAD

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Conmemorando el natalicio del general Timoteo Ogando Encarnación. puedes visitar la categoría Artículos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Esta página utiliza cookies

PUBLICIDAD