El último domingo del mes de julio es un día dedicado a los padres que han sido cuidados por Dios para con nosotros, una educación basada en valores y sobre todo para la plenitud del amor y la formación.

Él inculcó en nosotros la bondad amorosa. Usa este día para expresar, con una palabra, un regalo, una mirada o un abrazo, cuánto significa tu papá para ti. A veces, muchas obligaciones nos sobrecargan y nos impiden disfrutar de nuestros padres.

A partir de hoy ofrécete a cambiar esa actitud, no importa cuán rápido o cansado estés, recuerda recordarle a tu papá cuánto lo amas.

El domingo es un día especial para ellos, pero no hay que esperar a esta festividad para celebrar, pero sobre todo, la alegría de tener a tu padre vivo, bien y cerca.

Lo mejor que puedo hacer. Un hombre a quien Dios le ha dado sabiduría para elegir una mujer que lo complete en la crianza de sus hijos, y con quien sepa criarnos y formular nuestros valores, es necesario confrontarlo y dejarlo con la gracia de estos corruptos, situaciones sociales que se desarrollan a diario.

Con innumerables valores pretende inculcarnos y hacernos comprender, con el ejemplo y partiendo del convencimiento de que “La educación es el mejor legado que dejarás a tus hijos”.

Por él lucho cada día por ser mejor persona, porque creo que es la única manera que tengo de agradecerle todo lo que ha hecho, hace y seguirá haciendo. Hacerlo por mí.

Felicidades a todos los padres dominicanos, que Dios les permita seguir educando y amando a sus hijos.

Deja un comentario