El periodista Rafael Bonilla Aybar nació en Santo Domingo de Guzmán el 4 de Septiembre de 1932. Si estuvo 11 años exilado en Cuba.
Falleció el 2 de febrero 2011 en Santo Domingo.
Era hermano de Pedro Julián Bonilla Aybar, uno de los héroes que vino en la expedición del 14 de Junio de 1959.
En 1962 trabajó en el diario La Nación, del cual fue despedido. En 1963 tenía el programa Tras la Noticia en la emisora HIN y Rahintel canal 7. En ese medio, los agentes de seguridad del gobierno trataron de apresarlo, debido a sus actividades sediciosas en favor del eventual golpe de estado contra la Presidencia de Juan Bosch. (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
En ese sentido, desarrolló una frenética oposición al Gobierno Constitucional. Su labor de propaganda en 1963, junto a Tomás Reyes Cerda, era generalmente radial. Ambos fueron promotores del grupo golpista y conspirador Acción Dominicana Independiente (ADI), promotor de los cursillos de cristiandad y los mítines de “Reafirmación Cristiana”, entre otras actividades de inteligencia anticomunistas y anticastristas, las que se desarrollaron durante la época de la Guerra Fría.
Desde la madrugada del 25 de septiembre de 1963, el día del Golpe de Estado contra Bosch, estuvo en el Palacio Nacional junto a un corresponsal estadounidense. Ellos fueron los que dieron las primeras noticias sobre aquel acontecimiento. De hecho Bonilla Aybar fue el vocero oficial del grupo cívico-militar que ejecutó aquel acto anticonstitucional.
Cuando se inició la Gesta de Abril de 1965 Bonillita salvó la vida milagrosamente, debido a que fue percibido como el principal propagandista e instigador del Golpe. Logró escapar de la ira popular e irse al exilio.
Si hubo un vocero público del Golpe de Estado del 25 de septiembre de 1963, ese lo fue el periodista Rafael Bonilla Aybar, a quien el pueblo bautizó como “Bonillita”, hasta tal punto, que en la madrugada del 25 de septiembre, en plena ejecución del Golpe, fue la única persona civil entre los militares dentro del Palacio Nacional, y quien ofreció las primeras declaraciones sobre la asonada golpista. Adversario radical del profesor Juan Bosch, a quien denominaba como “tonto útil” del comunismo.
Las diferencias con Bosch provenían del exilio y fueron magnificadas por Bonilla, quien era un agitador natural propagando sus ideas subversivas contra el primer ensayo democrático del país, después de la dictadura.
Bosch no participó en la repatriación armada de junio de 1959 (aunque había estado de lleno en la frustrada invasión de Cayo Confites, 1947, y vinculado a la de Luperón, 1949), antagonismos y luchas por la principalía en la misma, ya que se le excluyó desde el principio, y luego le negaron las condiciones exigidas por Bosch, para integrarse en igualdad de condiciones en la dirección del movimiento. Hubo celos con el liderazgo de Bosch, quien era la principal personalidad democrática del exilio antitrujillista y gozaba de un gran prestigio continental. A pesar de ello, la seccional casi completa del PRD en La Habana, se alistó en la expedición armada del 14 de junio de 1959. (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Rafael Bonilla Aybar se convirtió en la figura más odiada del país, por los sectores populares y grupos progresistas. Por ello, cuando estalló el movimiento constitucionalista en los cuarteles, y el pueblo salió a las calles en turbión de alegría, el primer objetivo de aquellas masas indignadas, fue asaltar e incendiar los talleres donde se editaba el periódico vespertino “Prensa Libre”, que dirigía Bonilla, que tantas honras ofendió, y que era el portavoz de los golpistas.
Al inicio de la Era de los 12 años de Balaguer ( 1966-1978) , regresó a la República Dominicana, luego de que se le prohibiera la entrada al país y fuera devuelto desde el mismo aeropuerto Punta Caucedo, como se puede ver en una de las fotos.
Continuó su particular forma de hacer periodismo por paga de empresas y funcionarios estatales. Este periodista inició en el país el paradigma del tráfico de la información por paga y la propaganda. Fue una actividad que ejerció durante más de 45 años en forma continua.
En abril del año 2006 el expresidente Leonel Fernández lo designo Embajador Adscrito a la Cancillería , por medio del decreto No. 147-06.
Texto: Lara Valerio, Bono Cimarron

¡Comparte en tus redes sociales!

Deja un comentario