Matthew Taylor mató a sus dos hijos a puñaladas para que no se convirtieran en monstruos según él.

Matthew Taylor mató a sus dos hijos a puñaladas para que no se convirtieran en monstruos según él.
Comparte

 


Por Denny Olivo

SAN DIEGO, EEUU. Un hombre fue detenido por Federales luego de que estuviera señalado por las autoridades como el autor de la muerte de sus dos hijos de uno y tres años en México.  (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Según el reporte de las autoridades y las confesiones del homicida, Matthew Taylor, de 40 años de edad, había confesado el crimen de sus dos hijos bajo un extenso interrogatorio realizado luego de su detención al tratar de pasar a Estados Unidos por el paso de San Isidro. 

“Coleman dijo que creía que sus hijos iban a convertirse en monstruos, así que tuvo que matarlos” y que las teorías de conspiración lo llevaron a creer que su esposa había transmitido su “ADN de serpiente” a los niños, decía la denuncia. En la confesión, Coleman admitió haber usado una lanza de pesca para matar a sus hijos. 

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

El hombre se llevó sin consentimiento a los hijos a un hotel en Rosarito, México, de donde salió en horas de la madrugada a un bosque donde los asesinó. El niño fue apuñalado 17 veces, mientras que la niña fue apuñalada 12 veces, heridas ocasionadas con un arpón de pesca. 

El hombre aparentemente estaba perturbado con teorías de conspiración u otras cosas más que le revelaban supuestamente en sueños que su esposa tenía ADN de serpiente y los niños habían salido a ella, por lo que tenía que matarlos para no se convirtieran en monstruos, asegura. 

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

La madre de los pequeños fue la principal persona en dar la alerta a las autoridades al manifestar que su expareja se habría llevado a los pequeños y que no le tomaba las llamadas, luego de esto, los cuerpo de los pequeños fueron encontrados por un trabajador en el lugar antes mencionado. 

El hombre podría enfrentar desde 60 años de cárcel y hasta 120 por ser juzgado en México, salvándose de una cadena perpetua o pena de ejecución si fuera en Estados Unidos. 

¡Comparte en tus redes sociales! 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: