LA AUTOESTIMA COMO EL ACTOR QUE DEFINE EL FINAL DE TU PELÍCULA.

Por: Esteban Jáquez
Psicólogo Clínico.
Desde el momento en el que me propuse este reto de producir artículos sobre piscología, pensé en escribir de acuerdo a la demanda de mis lectores. Este primer ensayo que será la puerta de entrada a este mundo donde debo caminar como quien anda en terreno minado, en el que cualquier error no solo me afectará a mi sino a todo el que lee estas publicaciones. Quizás pura coincidencia o parte de un plan perfecto el hecho de que el público haya elegido que la autoestima sea el tema de mi primer ensayo ya que es  transversal a casi todos los trastornos psicológicos.
Hoy mientras hacia una revisión bibliográfica sobre la autoestima Salí muy enriquecido y entiendo que de una u otra forma este texto también ayudará a otros a ser mejores personas y a sanar su yo. Con esa certeza dejo abierto el tema con una hermosa frase que me encontré: ¨ Sanar no significa que el daño nunca existió, sanar significa que lo que dolió ya no controla tu vida¨.

Lo primero que debemos tener claro es el concepto autoestima o más bien presentar por lo menos una de las tantas definiciones con las que contamos actualmente. La autoestima Refleja la evaluación emocional subjetiva general de un individuo sobre su propio valor, es la decisión tomada por un individuo como una actitud hacia el yo. Se puede decir en otras palabras que es el concepto de sí mismo es lo que pensamos acerca del yo: es la evaluación positiva o negativa del yo, así como de cómo nos sentimos al respecto (Psicoportal 2009). La base de la autoestima se construye durante la infancia pero puede ser alterada en otras etapas de la vida.
Diferentes teorías sobre la autoestima
William Jamesrealizó diversos estudios sobre la autoestima que destacan su decisiva importancia para el pleno desarrollo del potencial dinámico de la persona; tener autoestima positiva es el requisito fundamental para una vida plena.
Cada persona posee naturaleza interna de base esencialmente biológica que es hasta cierto punto natural, intrínseco, innato e inmutable. Es recomendable sacar a la luz esta naturaleza interna.
Para Abraham Maslow impulsor de la psicología humanista, la autoestima es una teoría sobre la autorrealización. Afirmando que cada uno de nosotros posee una naturaleza interna, Maslow menciona las necesidades humanas (vida, inmunidad, seguridad, pertenencia, afecto, respeto, autoestima y autorrealización).
Carl Rogers, fundador de la psicología humanista, expuso que la raíz de los problemas de muchas personas es que se desprecian y se consideran seres sin valor e indignos de ser amados. Rogers entiende que cada quien posee un yo positivo, único y bueno; pero, ese verdadero yo con frecuencia permanece oculto y enmascarado, sin poder desarrollarse.
“Cada persona es una isla en sí misma, en un sentido muy real, y sólo puede construir puentes hacia otras islas si efectivamente desea ser él mismo y está dispuesto a permitírselo.” (Rogers, 1992).
Nathaniel Branden, psicoterapeuta canadiense, dice: “La autoestima, plenamente consumada, es la experiencia fundamental de que podemos llevar una vida significativa y cumplir sus exigencias” (Branden, 1995).
Podemos decir que la autoestima es la confianza en nuestra capacidad de pensar y enfrentarnos a los desafíos básicos de la vida, así como la confianza en nuestro derecho a triunfar y a ser felices; el sentimiento de ser respetables, de ser dignos y de tener derecho a afirmar nuestras necesidades y carencias, alcanzar nuestros principios morales y gozar del fruto de nuestros esfuerzos. “La autoestima consiste en valorar y reconocer lo que uno/a es y lo que puede llegar a ser”. (Rojas, 2001)
Tipos de autoestima
Luis Hornstein propone 4 tipos de autoestima. Según el autor, los tipos de autoestima varían debido a que la valoración de uno mismo puede ser más o menos alta y más o menos estable.
1. Autoestima alta y estable
Las circunstancias externas y los acontecimientos de vida tienen poca influencia sobre la autoestima. Las personas con este tipo de autoestima se desenvuelven de manera abierta ya que no necesitan defender su imagen, se defiende sola. Además, la persona es capaz de defender su punto de vista sin desestabilizarse.
2. Autoestima alta e inestable
Las personas con este tipo de autoestima, tienen una elevada autoestima pero son incapaces de mantenerla constante. Los contextos competitivos pueden tener un efecto desestabilizador. Responden con actitud crítica ante el fracaso, ya que estos son percibidos como amenazas. El individuo mostrará convicción al defender su punto de vista, pero no aceptará otros puntos de vista y tenderá a monopolizar la palabra en una discusión. 
La inestabilidad de la autoestima conduce a situar la autoestima como preocupación central y exige preservarla a cualquier precio y apelar a una actitud agresiva (para promoverla) o bien pasiva (para protegerla).
3. Autoestima baja y estable
En los casos en los que hay una autoestima baja y estable, los eventos externos (sean favorables o no) no alteran la autoestima del sujeto, que no se esfuerza por promover su imagen personal y se infravalora. 
Los individuos con este tipo de autoestima son indecisos y tienen un gran temor a equivocarse. Estas personas no defienden sus puntos de vista ya que la valoración de sí mismos es siempre negativa, creen que no están a la altura.
Este tipo de autoestima es muy frecuente en personas con tendencias depresivas, que a causa de su mentalidad pesimista no suelen percibir sus logros personales como tal, asumiendo que son fruto de la suerte o la casualidad.
4. Autoestima baja e inestable
Las personas con este tipo de autoestima suelen ser sensibles e influenciables por eventos externos. En cuanto se enfrentan a un evento exitoso, su autoestima sube, pero en cuanto termina la euforia del momento, su nivel de autoestima vuelve a bajar. 
Es decir, que este tipo de autoestima está definido por su falta de solidez y la inestabilidad que presenta, la cual hace que se altamente sensible a todo tipo de eventos, por irrelevantes que puedan parecer desde un punto de vista racional.
Otros autores también hablan de un tipo de autoestima perjudicial para el bienestar, la autoestima inflada. Pero, ¿qué es la autoestima inflada?
La persona con la autoestima inflada es incapaz de escuchar a los demás, mucho menos de aceptar o reconocer un error. La percepción de sí mismos está tan inflada que se creen mejor que el resto. Cuando las cosas se complican, no reconocer los errores y enseguida culpan a los demás. Este tipo de actitud genera conductas negativas ya que no son capaces de hacer autocrítica y corregir los errores. En general, estos individuos menosprecian a los demás y adoptan un comportamiento hostil hacia ellos.
Consecuencias de una baja autoestima
La baja autoestima desarrolla angustia, dolor, indecisión, desánimo, vergüenza y un sinfín más de malestares.
Lleva a una persona a sentirse desvalorada y, debido a ello, a estar siempre comparándose con los demás, subrayando las virtudes y las capacidades de otros y viéndolos como seres superiores a ella.
La persona afectada se convence de que es incapaz de lograr cualquier cosa que se proponga.
Además, esto también perjudica la salud de la persona:
Insomnio: la frustración y la insatisfacción vital por sentirnos personas poco competentes y de escasa valía es una fuente de problemas para dormir.
Hipertensión: entre las causas de la hipertensión se encuentran la obesidad, el sedentarismo y el estrés emocional. Los problemas de autoestima se suman a esta lista de causas de la hipertensión, especialmente, por el pesimismo vital que produce la autoestima baja, reduciendo las actividades al mínimo.
Depresión: la depresión es una de las enfermedades más duras, que demuestra que lo que ocurre en el ámbito emocional se traslada inmediatamente al plano físico. Tener una autoestima baja, pensar que no somos capaces de hacer nada, incluso que no nos merecemos ser felices, es un billete seguro con destino a la depresión.
Trastornos alimentarios: los problemas de autoestima muchas veces se refieren al aspecto estético. Es frecuente verse fea o verse gorda cuando no se goza de una buena estabilidad emocional. El paso siguiente es obsesionarse e intentar cambiarlo hasta que nos encontramos con algún trastorno alimentario. Esto ocurre principalmente a las personas que sufren bullying al respecto de su físico.
Y finalmente…
Suicidio: el riesgo de suicido entre las personas con baja autoestima es alto. Una persona que no es consciente de lo que vale, que no se siente querida, que se ha encerrado en el pesimismo, puede querer acabar con esta vida tan negativa y frustrante.
Sentimientos de una persona con baja autoestima.
Celos
El amor y los celos están íntimamente relacionados, ya que quien ama permanece habitualmente en estado de alerta hacia la otra persona. Los celos en pequeñas dosis son saludables; pero cuando son excesivos pueden resultar enfermizos y llegar a causar irremediable dolor. Como en muchos de los problemas psicológicos, los celos son el inicio y el desenlace de una situación personal o familiar.
Es normal que en toda relación se produzcan los celos por temor a perder al ser querido; pero hay que ser capaces de controlarlos para lograr ser felices, pues la persona celosa difícilmente llega a serlo, ya que sus deseos de controlar a su pareja y la sospecha ante todos sus actos le imposibilitan conseguir esa felicidad.
“Quiero amarte sin asfixiarte, apreciarte sin juzgarte, unirme a ti sin esclavizarte, invitarte sin exigirte, dejarte sin sentirme culpable, criticarte sin herirte y ayudarte sin menospreciarte. Si puedo obtener lo mismo de ti, entonces podremos realmente encontrarnos y enriquecernos mutuamente” (Virginia Satir)
Envidia
La envidia es la emoción que ocurre cuando una persona carece de algunas cualidades con respecto a otra, logros o posesiones. En la envidia existe una comparación social que amenaza la autoestima de otra la persona: alguien tiene algo que la persona envidiosa no posee. Por lo tanto, la envidia se refiere a sentirse amenazado por alguien que creemos tiene algo importante para nosotros.
Las personas con baja autoestima siempre se están comparando con los demás. Ellos creen que no tienen buenas cualidades, por lo tanto, se sienten inferiores a los otros. También sienten que los demás son más importantes que ellos.
Sentimos envidia porque no nos aceptamos a nosotros mismos, no nos amamos lo suficiente. La envidia y los celos son emociones tóxicas, sin embargo, podemos utilizar estas emociones y transformarlas en saludables, para esto, necesitamos amarnos y respetarnos como somos y estar agradecidos con quien somos.
Perfeccionismo
El perfeccionismo puede ser el resultado de una baja autoestima. Es un intento de demostrarnos y demostrarles a los demás que sí somos capaces y dignos de ser valorados y apreciados; pero al mismo tiempo es uno de los principales obstáculos para aumentar nuestra autoestima.
El perfeccionismo está relacionado con:
La necesidad de tener la aprobación de los demás y de nosotros mismos.
El temor al rechazo.
Una actitud autocrítica, muy negativa.
Un pensamiento extremista, en donde sólo existe todo o nada, bueno o malo y no vemos puntos intermedios.
La percepción equivocada de nosotros mismos y de la realidad, al creer que es posible que todo lo que una persona hace, salga siempre bien.
“En la persona hay más cosas dignas de admiración que de desprecio.” (Albert Camus)
Impulsividad
La impulsividad o conducta impulsiva es un mecanismo de defensa que evita que la persona se pare a reflexionar sobre los aspectos y motivaciones de su comportamiento y, por lo tanto, sobre las emociones que este le genera.
Un ejemplo de comportamiento impulsivo puede ser el acto de abandonar una relación por temor al abandono, las compras compulsivas, o las adicciones. El individuo impulsivo no se para a sentir ni a pensar, solo se muestra reactivo para evitar reconocerse ante sí mismo qué está pasando de verdad.
Recomendaciones para mejorar la autoestima
1.Elimina las críticas negativas hacia ti mismo. La principal responsable de una autoestima baja es la voz interior con la que nos decimos cosas como:
2.Nunca lo harás bien, ella/él es mejor que tú, no puedo gustarle a esa persona…
3.Haz deporte y cuídate físicamente, esto hará que liberes endorfinas. La apariencia física influye en nuestra autoestima, con una buena forma te verás mejor y tu autoestima subirá.
4.Socializa con gente positiva, estas personas sirven como apoyo emocional, te ayudan, te divierten y aprendes de ellos.
5.Haz una lista de tus logros, con esta lista recordarás que tienes la capacidad de lograr lo que te propones.
6.Ya no seas perfeccionista, sólo esfuérzate.
7.Cuida tu lenguaje corporal, sonreír y mejorar tu postura te hará sentir más feliz y con la autoestima más alta.
8.No te compares, tú eres una persona única, sólo concéntrate en ti y en tu vida
9.Acéptate y perdónate, piensa en las cosas buenas que te ha traído el día.
Frases con poder para mejorar la autoestima.
Cuando recuperes o descubras algo que alimenta tu alma y te trae alegría, encargate de quererte lo suficiente y hazle un espacio en tu vida (Jean Shinoda Bolen).
 Usted mismo, tanto como cualquier otro en el universo entero, merece su amor y afecto (Buda).
La autoestima baja es como conducir por la vida con el freno de mano puesto (Maxwell Maltz).
Hasta que no te valores a ti mismo, no valorarás tu tiempo. Hasta que no valores tu tiempo, no harás nada con él (M. Scott Peck).
Una persona no puede estar cómoda sin su propia aprobación (Mark Twain).
Nunca seas acosado en silencio. Nunca permitas que se te convierta en una víctima. No aceptes la definición de tu vida por parte de nadie; defínete a ti mismo (Harvey Fierstein).
El autocuidado no es un acto egoísta, es simplemente el manejo adecuado del único don que tengo, el don por el que estoy en el mundo para ofrecer a los demás (Parker Palmer).
¿Por qué debemos preocuparnos por lo que los demás piensen de nosotros, tenemos más confianza en sus opiniones que en las nuestras? (Brigham Young).
Nuestro auto-respeto marca nuestras elecciones. Cada vez que actuamos en armonía con nuestro auténtico ser y nuestro corazón, nos ganamos el respeto. Es así de sencillo. Cada elección importa (Dan Coppersmith).
No dependas de alguien más para ser feliz y para valorarte. Sólo tú puedes ser responsable de eso. Si no puedes quererte y respetarte a ti mismo, nadie podrá hacer que eso ocurra (Stacey Charter).
Quererse a uno mismo es el principio de un romance para toda la vida (Oscar Wilde).
Actúa como si lo que haces marca la diferencia. Lo hace (William James).
Quién mira afuera, sueña: quién mira adentro, despierta (Carl Gustav Jung).
Nadie puede  hacerte sentir inferior sin tu consentimiento (Eleanor Roosevelt).
 Pienso que todo el mundo es raro. Todos deberíamos celebrar nuestra individualidad y no estar avergonzados de ello (Johnny Depp).
Cuanto mejor te sientes sobre ti mismo, menos necesitas enseñarlo (Robert Hand).
No es lo que te llamen, es lo que respondes (W.C. Fields).
Querer ser otra persona es malgastar la persona que eres (Marilyn Monroe).

No conozco la clave del éxito pero la clave del fracaso es tratar de complacer a todo el mundo (Woody Allen).

Comparte en tus redes sociales !!!

Deja un comentario