Por la Lic. Wildania Peralta

«CÁRGALO A MI CUENTA»

Ayer un buen amigo compartió conmigo un fragmento de uno de esos libros viejos pero buenos que vale oro leer, “El caballero de la armadura oxidada”. El cual decía: 
– La mayoría de la gente está atrapada en su armadura -declaró el rey.
– ¿ Qué quieres decir? – preguntó el caballero.
-Ponemos barreras para protegernos de quienes creemos que somos. Luego un día, quedamos atrapados tras las barreras y ya no podemos salir.
– Nunca pensé que vos estarías atrapado, Rey. Sois tan sabio… dijo el caballero.
– Soy lo suficientemente sabio como para saber cuando estoy atrapado, también para regresar aquí para aprender más de mí mismo.
(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

La luz que arroja este “pedacito” del libro me pareció fascinante. Se trata de hacernos cargo de eso (de lo que sea que nos atrapa). Responsabilizarnos y conocernos permite descargarnos del constante autoreproche para gestionar mejor las subidas y bajadas de la vida. Poder decirnos con seguridad y aceptación, “esto es lo que soy, esto es lo que elijo y soy responsable de ello”. Tiene un efecto lubricante para nuestra armadura que nos permite aflojar ese atrapamiento y flexibilizar nuestra existencia. Por eso cuando me caigo, cometo un error o hay algo de lo que no estoy muy orgullosa le digo a la vida: ¡CARGALO A MI CUENTA! 

Deja un comentario