Recordando el Maremoto en San José de Matanzas del 4 de agosto de 1946 con el Prof. Liny J. Benavides

Comparte

RECORDANDO EL TERREMOTO Y EL MAREMOTO DEL DOMINGO 4 DE AGOSTO DE 1946.

Por Denny Olivo

Datos suministrados por el Prof. Liny J. Benavides

La noche del sábado 3 de agosto, hubo un cruce de estrellas al parecer anunciando lo que había de suceder el día próximo a la 12.55 pm, esto lo cuenta la señora Victoria Polanco de 94 años quien vino una niña de seis años de un  sector denominado La Yabacoa de Arenoso a la comunidad de La Ceja del Jobo.

Mira muchacho el día de ese terremoto, las casas que habían en La Ceja tu veía como bailaban y se caían porque eran casitas de madera y el piso era de pilotillo y ese lugar era muy pantanoso, si eso sucede hoy en día están los muertos al pecho, imagínate todas esas gentes que sufren de los nervios y la presión le dan ataques y se mueren, más todas esas construcciones le caen arriba y los aplastan como ocurrió en Haití en el 2010.

Cristina como sus familiares llaman a doña Victoria no quiere vivir nuevamente momentos como el vivido el domingo 4 de agosto de 1946, mira tú escuchaba la tierra que bramaba como un toro bravo y un mal olor azufre.

Mi papá Juan Polanco trajo la familia para El Factor y yo vine para La Pichinga después de los terremotos y maremotos de agosto, porque ya yo estaba casada. Aunque en La Ceja del Jobo no vimos los maremotos por estar alejado del pueblo o del barrio central de la común de Matanzas.

Pero sí observamos como los canales que estaban secos se llenaron de agua, porque con esos temblores yo me imagino que los ríos se movieron y sus aguas se salieron de sus cauces, por esta razón diría yo que se llenaron esos caños y canales y vea que para ese tiempo estaba haciendo una sequía terrible, esos temblores no fueron fácil, ¿ustedes no han leídos los periódicos de la época?
Léanlos para que ustedes vean, Jesús Santísimo eso fue lo de acabar. Lo que doña Victoria relata se puede confirmar en el diario La Nación del martes 6 de agosto de 1946, cuando el periódico de ese día publica un titular que dice lo siguiente, Los efectos destructores del terremoto adquirieron trágica magnitud en las comunes de Matanzas y Villa Julia Molina.

Repercusiones verdaderamente lamentables tuvo en las localidades costeña de Matanzas y Villa Julia Molina, la violenta sacudida a que se vió sometida nuestra Isla en la tarde de anteayer, presentándose en ambas comunes un cuadro extremadamente conmovedor y lamentable por demás, ya que se trata de dos prosperas localidades que han quedado prácticamente destruidas cuando se encontraban en pleno florecimiento y en un plano muy notable dentro del sector nacional. 
Ocho edificios, uno de ellos la iglesia, quedaron en pie en la común de Matanzas, donde no tan sólo la conmoción geológica causó estragos, sino también el mar, en una salida inesperada de sus límites se introdujo a una distancia de kilómetro y medio tierra adentro, para inundar la población y hacer más intenso el pánico y acelerar con grande intensidad la huida que emprendieron los moradores de esta localidad…

Fuente:
La señora Victoria Polanco, entrevistada el 10 de diciembre de 2017 en su residencia de la calle principal del sector La Pichinga, del distrito municipal El Pozo, municipio El Factor.
Vicini, José Demetrio. 1946, Los efectos destructores del terremoto adquirieron trágica magnitud en las comunes de Matanzas y Villa Julia Molina. La Nación, 6 de agosto, página 3, conseguido en el Archivo General de la Nación el jueves 25 de junio de 2017.

Informandoyeducando28.blogspot.com

2 thoughts on “Recordando el Maremoto en San José de Matanzas del 4 de agosto de 1946 con el Prof. Liny J. Benavides

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: