Psiquiatras creen que ‘El Chamán’ no se regenerará, pues no se arrepiente de sus actos, alegan locura.

Comparte

El hombre que mató a su pareja y a sus tres hijastros la pasada semana en el sector Enriquillo de la capital es un típico caso de psicópata que nunca se arrepiente de los actos horrendos que comete y que prácticamente resulta imposible que se recupere para reinsertarlo en la sociedad.

En ese juicio coincidieron psiquiatras consultados por LISTÍN DIARIO sobre el cuádruple asesinato cometido por Víctor Alexander Portorreal Mendoza, de 30 años, y apodado Greña, El Metálico y Chamán Chakra, quien el pasado domingo 4 de febrero mató a su pareja Reyna Isabel González y a dos hijas de la dama menores de edad. Al día siguiente asesinó al tercer niño, de nueve años.

El psiquiatra José Miguel Gómez explicó que las personas que cometen un crimen múltiple, en serie o de manera compulsiva, padecen un trastorno antisocial de la personalidad que se llama psicopatía.

“Y los psicópatas cuando llegan a esos niveles no son rehabilitados ni pueden ser reinsertados en la sociedad.

El profesional de la conducta precisó que un psicópata a ese nivel después de provocar un daño, como el caso de Portorreal Mendoza, no se arrepiente, ni tiene sentimientos de culpa y mucho menos conciencia moral del dolor que le ha provocado a los demás y a la sociedad.

Gómez hizo un llamado al procurador general de la República, Jean Alain Rodríguez, para que cree una Unidad de Psiquiatría Forense, a fin de que asista al ministerio público en las evaluaciones a individuos de alta peligrosidad.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: